e-rph 22, jun. 18 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9
e-rph nº 22, junio 2018
Concepto | Estudios
 
 
Patrimonio y paisaje cultural del agua en el Valle de Ricote (Murcia)
 
     

 

Durante el periodo de la Ilustración la demografía aumentó, incluso se triplicó en varias de estos municipios, especialmente en Abarán, lo que condujo a una nueva expansión del regadío concretamente en la periferia de la villa (García, 2000:11). La política de los Borbones, las mejoras económicas y de la sanidad favorecieron el crecimiento, alcanzando su máximo esplendor a principios del siglo XIX, con la expansión de riego por medio de artilugios de elevación de agua. Desde mediados de este siglo hasta principios del siglo XXI no podemos constatar un estancamiento demográfico reseñable en las villas de Abarán y en menor medida en Blanca, aunque sí cierto declive general de los municipios de Ojós y Ulea. Esta situación explica en gran medida la impronta marcada en las vegas fluviales, especialmente en Cieza, Abarán y Blanca con la implantación de nuevas técnicas de expansión de regadío y el traslado del agua de riego a superficies alejadas de estas poblaciones, sobre todo en el siglo XX (Gómez, 1983:76-88).

Precisamente, desde mediados del siglo XIX comenzamos a detectar un proceso de modernización en lo concerniente a nuevas vías económicas unidas al agua con la instalación de un molino de papel de estraza junto a la Noria Grande (Madoz, 1846:41), el establecimiento en el mismo lugar de un aserradero, dinamizado por el agua de la acequia de Abarán-Blanca en 1871, la aparición de fábricas vinculadas con el esparto (Caballero, 2010:63-93) y las fábricas de luz activas en la ribera del Segura a su paso por Cieza y Abarán (Griñán, Palazón,2013:89), como sucede con la del Menjú, de los Sagrados Corazones o de Nicolás (la primera en estado de ruinas, la segunda desaparecida y la tercera actualmente en uso). Por tanto, comenzaron a convivir nuevas vías de producción y tecnología con la agricultura tradicional, siendo la principal protagonista económica al testificar una conmoción enorme y sin precedentes en el comercio exterior, gracias a la vocación exportadora de fruta (Sarasa, 1992:23-34).

Durante la segunda mitad del siglo XX el crecimiento demográfico es paralelo a la invasión y expansión urbanística por toda la vega fluvial. La superficie tradicional de riego se reduce, según podemos ver en la Ilustración 3(3).




Ilustración 03. Ilustración 3. Evolución urbanística en la localidad de Abaránentre 1931 y 2011. Fuente: Elaboración propia.

Por otro lado, el avance tecnológico produjo una intensificación de la actividad agrícola, ya que los motores de expansión posibilitaron la propagación del riego por nuevas superficies de regadío hacia otras zonas de los municipios más alejadas del cauce fluvial, con cualidades semejantes a lo secano y a lo rural. Estas máquinas tecnológicas continuaron extrayendo el agua de las acequias o del propio río, como bien detalla el estudio que realizó Gómez Espín (Gómez Espín 2012: 60), quién describe como de la Acequia de Principal de Abarán toma el agua el Motor de Resurrección (1912); de la de Charrara recoge el agua la Sociedad de Motores de la Asunción (1926); en la Acequia Principal de Blanca la Sociedad de Motor del Progreso; en la Acequia del Horno de Cieza la comunidad de regantes de San Pedro (1930); en la acequia de Ulea la Sociedad de la Purísima o en el propio Segura la Sociedad Eléctrica de Blanca desde 1902. En definitiva fue y es una práctica frecuente en toda el área del Valle de Ricote y la Vega Alta del río Segura.

A partir de 1995, y ante el peligro de perder la huerta tradicional a consecuencia de la presión y expansión urbana generalizada en el territorio, se promovieron desde diferentes ámbitos instrumentos para la salvaguarda del patrimonio territorial del Valle de Ricote. Desde la investigación básica (Martínez, 1992; o Banegas, 1994) hasta trabajos divulgativos y de concienciación local ya mencionados, además de iniciativas desde las administraciones locales y regionales. Sin duda el de mayor impacto, de claro objetivo ambiental y ecológico, fue la proyección promovida por el Consistorio de Abarán que consistió en emplazar un parque-huerta de 5.000 m2 alrededor de la Noria Grande y que, al mismo tiempo, conectara con el parque municipal por medio de un malecón. Este proyecto contemplaba también una pasarela que comunicara las cuatro norias existentes a uno y otro lado del cauce junto al río. Las obras de restauración y remodelación fueron financiadas con el apoyo regional a través de la Consejería de Agricultura.




Ilustración 04. Ilustración 4. Paisaje donde se combina el espacio urbano, el espacio agrícola y el espacio de ocio. Fuente: Elaboración propia.

El resultado podemos verlo en la ilustración 4, conseguir el menor impacto visual sobre el paisaje de la Vega, interviniendo en puntos estratégicos, especialmente vinculados con la explotación hidráulica. Finalizada la intervención, se pondría en marcha desde el Ayuntamiento el primer proyecto de ruta turística de las Norias del Valle de Ricote que hasta hoy ha resultado ser la oferta más conocida y utilizada de la que se desprenden otras iniciativas turísticas y culturales como concursos fotográficos, jornadas de divulgación, actividades deportivas, etc. Destacar que la cartelería informativa en los artilugios de elevación de agua es suficientemente explícita, a pesar de que brilla por su ausencia algún punto de información y de atención de visitantes para ampliar referencias y resolver cualquier duda. Esperemos que los nuevos proyectos que se están abordando como la información a través de Apps y otras tecnologías permitan completar y mejorar estos últimos aspectos.

Algunas intervenciones de mejora separan casi 20 años de conservación paisajística, entre las que destaca la restauración del Puente de Hierro de Abarán como elemento de intervención para la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia dentro del Primer Plan de Patrimonio Industrial en 2001. En mayo de 2004, la constitución del organismo Consorcio Turístico Mancomunidad “Valle de Ricote”, junto a diversos agentes sociales y vecinos de estos municipios surgiría con el objetivo fundamental de proteger “del irreversible y acelerado deterioro que el Valle de Ricote viene sufriendo en los últimos años”(4).

Otro impulso, esta vez desde el gobierno regional murciano, mediante diversos convenios, fue la de proteger el territorio, y no solamente lo que hasta entonces habían sido sus elementos estrella, las norias, sino que incluso se barajó la posibilidad de iniciar proceso para la postular el Valle de Ricote a la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Pero todo quedó en una declaración de intenciones. Habrá que esperar, como indicábamos al comienzo, a 2016 para que por iniciativa del Ayuntamiento de Abarán se comenzara expediente de incoación para la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Lugar de Interés etnográfico a favor de los parajes comprendidos en la denominada “Ruta de las Norias”, ya que se ha ido generando un paisaje cultural patrimonial que lo hace especialmente relevante y que en cumplimiento del Convenio Europeo del Paisaje, debe ser preservado para generaciones futuras y disfrute de la presente(5). Es cierto que a pesar de ceñirse al cerco territorial de las infraestructuras hidráulicas, las cuatro norias, este proceso supone sin duda un gran avance para la protección integral del área. Ahora bien, aunque los elementos señalados son fundamentales existen restos materiales e inmateriales, monumentales y populares, distribuidos en sus municipios para se pueda abordar una protección más amplia. Por ello además del aspecto de la gobernanza expuesto anteriormente y que sin duda contribuye a entender profundamente la evolución de su paisaje cultural.

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios