e-rph 20, jun. 17 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8
e-rph nº 20, junio 2017
Estudios Generales | Estudios
 
 
Las intervenciones en las rejas de la catedral de León bajo dirección de Juan Bautista Lázaro (1892-1895) | Jorge Diez García-Olalla
 
     

 

Años después de la reapertura, Repullés, en el discurso de contestación al que Lázaro pronunció en su recepción pública como miembro de la RABASF (Repullés, 1906: 47; 1919: 260), mencionó que Lázaro, siguiendo los impulsos de su temperamento artístico-industrial y que todo se ejecutase bajo su dirección y con arreglo a sus proyectos, estableció en León un taller de rejería, donde se completaron y rehicieron las rejas de la catedral no solo en cuanto se refería a forja y lima, sino también en sus repujados y cincelados. Restauró 19 rejas correspondientes a tres períodos del Arte (siglos XV, XVI y XVII), en las cuales tuvo mucho que reponer, realizándolo con tal perfección que no se distinguía lo nuevo de lo viejo. Esta última afirmación ya la había hecho varios años antes en uno de los artículos que escribió sobre la catedral de León con motivo de la reapertura del templo al culto (Repullés, 1901: 88).

Para Cipriano Fernández Robledo y Pedro Serrano (Fernández y Serrano, 1912: 44-45), durante el barroco fue cuando se sustituyeron –para vergüenza del arte– los remates decorativos de todas las rejas pertenecientes al siglo XV por aditamentos de madera, de los cuales felizmente han sido despojadas al ser restituidas a su primitivo ser y estado en los últimos años del siglo XIX por Lázaro, “artista de corazón”, el cual aprovechando los fragmentos de las rejas antiguas, ha sabido sacar elementos y modelos para completarlas de manera tal que no se distingue lo nuevo de lo viejo.

Según Juan Eloy Díaz-Jiménez, del siglo XV eran casi todas las rejas de las capillas de la catedral leonesa y las dos que comunicaban el presbiterio con la girola; obras notabilísimas de forja y repujado, de estilo gótico y de extraordinaria riqueza en sus dibujos y composición. Sin embargo, los remates decorativos de estas rejas fueron mutilados durante la época del barroquismo, siendo sustituidos con aditamentos de madera, “de los cuales han sido despojadas en los últimos años del siglo XIX por el arquitecto Juan Bautista Lázaro, quien, aprovechando los fragmentos de las antiguas, restituyó las a su primitivo ser y estado” (Díaz-Jiménez, 1917: 154-155).

En este mismo artículo, Díaz-Jiménez manifestaba que el arte de la rejería fue resucitado en el siglo XIX con toda la pujanza de sus mejores días y con un acierto digno de los mayores elogios por Juan Bautista Lázaro, enamorado ferviente de las gloriosas tradiciones de su pueblo. Al poco tiempo de ser nombrado arquitecto director de las obras pensó en restaurar dentro de la misma ciudad de León todas las obras de cerrajería de la iglesia, desfiguradas y deterioradas en la época del barroquismo, siendo, a su modo de ver, el entusiasmo que hubo de sentir por tan feliz idea lo que le hizo vencer los muchos inconvenientes que se oponían a la práctica de la misma, creando y organizando finalmente unos admirables talleres en los cuales, bajo su dirección, “artífices leoneses forjaban, repujaban y cincelaban, con maestría sin igual, los coronamientos, remates, balaustres y columnillas de hierro que reclamaban las rejas de las capillas de la catedral para ostentar de nuevo, íntegramente, la severidad y las bellezas que en los siglos pasados comunicáronlas sus autores” (Díaz-Jiménez, 1917: 158).

Desde 2008 se vienen desarrollando en el interior del templo la restauración de algunas de las rejas(29). El equipo técnico de restauradores que ha llevado a cabo estos trabajos de restauración en estos últimos años ha podido constatar que Lázaro, a finales del s. XIX, por un lado, respetó totalmente los elementos originales que en aquellos tiempos se encontraban en buen estado, llegando incluso a emplear, para suplir las pérdidas parciales, restos originales almacenados o que se hallaban desperdigados de forma caótica en aquellos momentos, y por otro lado, que suprimió los remates superiores barrocos.

7.- Conclusiones

De todo lo anteriormente expuesto podemos concluir que Lázaro intervino en todas las rejas de la catedral de León, en mayor o menor medida, a finales del siglo XIX para procurar volverlas a su primitivo ser y estado. Aunque desconocemos con exactitud todo el proceso que se siguió en la restauración de las rejas de la catedral de León, gracias a la documentación escrita, planimétrica y fotográfica de la época localizada, podemos afirmar, que en primer lugar, se debieron de colocar en su lugar y del mismo modo las rejas que habían sido retiradas por de los Ríos para facilitar los trabajos de restauración(30), pasando posteriormente a acometer las reparaciones puntuales necesarias, incorporando las partes perdidas y ejecutando todos los remates de las rejas en un estilo más acorde con su época.

Los elementos antiguos que se conservaban fueron respetados en cuanto a su integridad material y no fueron objeto, en general, de repolicromados, salvo en pequeñas zonas puntuales. Las partes mutiladas fueron rehechas en latón, reproduciendo de forma mimética la forma y detalle de los originales. En algunos otros casos, debió de cambiar los barrotes del cuerpo de las rejas al objeto de que los collarines quedasen todos al mismo nivel y que las basas y capiteles de los barrotes de cada reja fuesen todos iguales(31).

En cuanto a los remates de las rejas, la mayoría de ellos fueron totalmente recompuestos en época de Lázaro, salvo el de la reja de la puerta del Cardo y el de la reja existente frente a la capilla de paso hacia la de Santiago que no se modificaron, y los de la capilla de S. Juan de Regla y de Sta. Lucía que se alteraron ligeramente. En algunas de ellas se recompusieron los remates reaprovechando elementos antiguos que localizó Lázaro y decidió recuperar, completándolos con elementos nuevos para suplir las pérdidas acaecidas por el paso del tiempo, y en otras, sin embargo, los remates se hicieron completamente nuevos basándose en las composiciones de remate de otras rejas. También debió de trasladar elementos de unas a otras por criterios puramente estéticos.

Lázaro realizó con gran habilidad el reaprovechamiento de todas aquellas partes que pudo(32), llevando a cabo con maestría la integración de las partes nuevas. Este planteamiento fue el mismo que siguió para la restauración de las vidrieras del templo, logrando con los trabajos de cerrajería artística y vidrieras un importante reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional.

En las partes nuevas realizadas, Lázaro empleó hierro obtenido por procedimiento industrial combinado con latón(33). La utilización de este último se debió a razones económicas, pues la consignación anual que el Estado concedió para la ejecución de las obras de la catedral leonesa bajo su dirección fue muy inferior a la de sus antecesores, siendo incluso ésta cada vez menor, por lo que el uso del latón le evitaba tener que dorar las rejas, lo que suponía un importante ahorro.

Podemos decir finalmente que Lázaro, en cuanto a los cuerpos de las rejas, siguió las actuaciones que propuso llevar a cabo Demetrio de los Ríos, mientras que, en los remates, no dejó los existentes tal como de los Ríos había propuesto en su proyecto, sino que los rehízo de nuevo apoyándose en los restos encontrados.

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web Logo Alto Servicios