e-rph 20, jun. 17 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8
e-rph nº 20, junio 2017
Estudios Generales | Estudios
 
 
Las intervenciones en las rejas de la catedral de León bajo dirección de Juan Bautista Lázaro (1892-1895) | Jorge Diez García-Olalla
 
     

 

En el mes de abril de 1894, Ramón de Medina le informaba a Lázaro de que el platero estaba haciendo una fronda para la faja intercorporal o friso decorativo de la reja-puerta del segundo intercolumnio más cercano al crucero del lado sur cuya composición coincidía con la que existía en las chapas de la parte inferior de la puerta existente en ese mismo vano, y que el herrero Fidel Ramos estaba con los arcos gabletes a ubicar en la calle central de los cuerpos superiores de las rejas: uno estaba ya armado con todo su adorno, pero como no le habían dicho ni a él ni a Torbado cuantos iban a ponerse, le comentaba que de momento y hasta que acudiese a la obra, haría cuatro, pues dudaba si estos elementos los llevaban todas las rejas. Mientras tanto y hasta no saber cuántos gabletes había que efectuar, estaba realizando listones para las frondas, ya que no podía dedicarse a componer las rejas hasta que no se le facilitase una máquina de taladrar; compra que no se efectuó hasta junio de 1894. Cabe añadir que una de las franjas que existían en las rejas del sepulcro de Ordoño II sirvió de inspiración para la ejecución de la fronda que se dispuso en la franja intercorporal de la capilla del Santo Cristo y de la capilla de paso a la de Santiago, tal como se deduce de una nota manuscrita que figura en el plano R.(P) 574r que se conserva en el ACL.

Durante los siguientes meses se continuaron los trabajos en las rejas, encontrándose estos ya muy avanzados a finales del mes de agosto, hasta el punto de que en el periódico el Siglo Futuro del 28 de agosto el periodista creía que incluso a final del año podrían finalizarse por completo todas las obras de la catedral(15); sin embargo, no fue así. De hecho, en junio o julio de 1895, Cayetano Leturio acababa de finalizar de componer la puerta de una reja y el 7 de octubre de ese mismo año todavía no se habían terminado los remates de las rejas de la capilla mayor, pues en el mencionado día, Lázaro le comentaba a Medina por carta que si Torbado no había dibujado el cartón del escudo del obispo Alfonso de Valdivieso para la vidriera del triforio del hastial norte que le había ordenado hacer, que se lo dijese a vuelta de correo para mandarle trabajo en las cresterías que faltaban de las rejas de la capilla mayor por ser un muchacho que debía “dedicársele a cosa de más cuidado que hacer tableros”(16). Esta orden dada por Lázaro también puso de manifiesto que los trabajos de las rejas se finalizaron más allá de abril de 1895, y por tanto, del mes en que se agotó el presupuesto aprobado para ejecutar el contenido del proyecto del pavimento, coro y trascoro, verjas, etc. que presentó de los Ríos en 1889, de forma que las últimas actuaciones de las rejas se tuvieron que abonar con cargo a la partida mensual destinada a obras de conservación o al presupuesto para la reposición de las vidrieras antiguas en los ventanales altos cuyas obras se iniciaron en diciembre de 1895.

Una vez que el pavimento del crucero se terminó de colocar y que el final de las obras se iba acercando, se procedió a la colocación de la verja de la vía sacra, según propuesta representada en un plano de época de Lázaro(17).

Todos estos trabajos se llevaron a cabo en el taller de rejería ubicado junto a la verja del atrio del lado sur, según se deduce de la fotografía publicada en la revista Alrededor del Mundo (Argüello, 1901: 426). Una vez que se fue acercando el momento de la reapertura del templo al culto tuvo que ser desmontado, desconociendo si se trasladó a otro lugar y cuál fue su ubicación.

Los herreros que debieron de trabajar en las obras de restauración de las rejas durante el período de Lázaro fueron, según se deduce de los jornales reflejados en las cuentas oficiales de las obras que se remitieron a Madrid y que se cargaron al proyecto de reparación del pavimento, coro y trascoro, verjas, etc., las siguientes personas: en sus inicios, Cayetano Leturio e Ildefonso Blanco(18), y más adelante, Fidel Ramos(19), Ernesto Ramos(20), Abelino Ramos(21), Toribio Magaz(22), Federico García(23) y Eustaquio Carnicero(24). Todos ellos fueron reparando y componiendo las rejas y sus puertas en la propia catedral, mientras que el repujador Ricardo Arce realizó todas sus creaciones para la catedral de León en su taller de Madrid(25). También tenemos conocimiento de que los vaciados de yeso para los modelos tipo a repujar fueron realizados en Madrid por José Martín.

4.- El proyecto de restauración de 1895

A pesar de todos estos datos que hemos extraído de las cuentas de las obras y de las cartas entre Medina y Lázaro, la información sobre la restauración de las rejas sigue siendo escasa para comprender cómo se fueron desarrollando todos estos trabajos.

Lázaro no realizó ningún proyecto previo a la intervención en las rejas, puesto que estas obras ya formaban parte del proyecto de reparación del pavimento, coro y trascoro, etc. que presentó de los Ríos en 1889. Sin embargo, su intención era haber recogido todas las actuaciones que se llevaron a cabo en un proyecto que presentaría a finales de septiembre de 1895. Desconocemos el motivo que le llevó a preparar este proyecto en una época en la que los trabajos sobre las rejas debían de estar prácticamente terminados, a no ser que fuese para justificar las actuaciones realizadas bajo su dirección o para exponer éstas en algún congreso de arquitectos o exposición al objeto de dar a conocer los trabajos de cerrajería llevados a cabo en la catedral de León.

Debido a este inacabado proyecto sabemos que Ramón de Medina fue el delineante que se encargó de dibujar y de dirigir toda la obra nueva de las rejas siguiendo, en todo momento, las indicaciones de Lázaro. Al menos, esto es lo que dejó escrito en uno de los planos que grafió para el proyecto de restauración de las verjas que iba a presentar Lázaro y que guardó, junto con el resto de los planos del proyecto, en un tubo que todavía hoy se conserva en el ACL. En este plano se representaba en alzado la reja interior de la actual capilla de Sta. Lucía, incluso con sus cresterías de remate(26), y varios detalles de la misma tanto de los barrotes como de los frisos decorativos.

[Link 2]

Además de este plano, se conservan otros dos de los planos que iban a formar parte de este proyecto. En el primero de ellos, se reflejaba el alzado de la reja interior del segundo intercolumnio más cercano al crucero del lado sur y la puerta que formaba parte de ésta, así como el detalle de la mitad del remate superior de una de las hojas de la puerta de la reja (Link 3). También dibujaba con todo grado de detalle las cresterías de remate. Todas estas cresterías fueron ejecutadas nuevas, bien con latón, bien con hierro obtenido por procedimiento industrial, salvo el escudo existente bajo el arco conopial calado ubicado en la calle central que fue trasladado por Lázaro procedente previsiblemente del remate de la reja de la actual capilla de Sta. Lucía, el cual estaba ejecutado con hierro forjado y oro. Esta puerta-reja difiere respecto de su homóloga del lado norte en la composición de la puerta y en la decoración del remate superior, en concreto, en el escudo alojado en el remate central(27).

[Link 3] [Link 4]

En el otro de los planos, se representaba la reja del primer intercolumnio más cercano al crucero del lado sur vista desde la girola y los detalles de la decoración que se repetían en la franja intercorporal tanto por el anverso como por el reverso de la reja que con esta misma composición se ubicó en el lado norte, así como el detalle del arranque de uno de los candelabros que separaban las calles en que se dividía el remate superior de estas rejas. Asimismo, se reflejaba en alzado la reja interior de la capilla de la Virgen Blanca, cuyo remate a base de esbeltos florones y flameros adornados con roleos y hojas de chapa recortada y repujada fue proyectado por Lázaro. Además, se dibujaba el detalle parcial de la franja o friso decorativo ubicado sobre la llanta que configuraba el dintel de la puerta de acceso a la capilla, el cual coincidía con el que se empleó en la franja intercorporal existente en la reja del primer intercolumnio más cercano al crucero del lado sur (l.4).

Estos tres planos reflejan las rejas tal como fueron ejecutadas y tal como hoy en día se encuentran(28).

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web y posicionamiento SEO Logo Alto Servicios