e-rph 19, dic. 16 | ISSN 1988-7213 | revista semestral
  páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9
e-rph nº 19, diciembre 2016
Intervención | Estudios
 
 
De lo inexpugnable a lo accesible: correlación entre valores patrimoniales y turismo en los castillos de la Red de Paradores | María José Rodríguez Pérez, Javier García-Gutiérrez Mosteiro
 
     

 

En todo caso, la accesibilidad física de las personas no se planteaba desde el punto de vista del diseño arquitectónico ya que el movimiento de personas y equipajes estaba resuelto con la labor de ayuda ejercida por el personal de servicio (muy abundante en los paradores y desproporcionado en relación al número de plazas hoteleras).

Los primeros paradores se construyeron sin ascensores y con múltiples barreras arquitectónicas para el movimiento horizontal o vertical dentro de los edificios. La primera preocupación por resolver el problema de accesibilidad fue relativamente contemporánea y se vio desde la perspectiva del avituallamiento del establecimiento, en lo que era el estudio de la facilidad de circulación en los espacios de servicio del inmueble, que se hizo notorio con la introducción de rampas o montacargas para salvar escaleras y núcleos de comunicación diferenciados a los del cliente alojado. Este último seguía utilizando de forma exclusiva las escaleras, generalmente dotadas de un carácter representativo.

Desde aquellas premisas se ha evolucionado: se ha partido de ignorar la cuestión de la accesibilidad y se ha llegado a la preocupación global e interés por resolver el problema heredado dentro del contexto de un abundante patrimonio que cuenta con noventa y cuatro inmuebles en funcionamiento. En este sentido, el actual gestor hotelero, la sociedad estatal Paradores de Turismo de España, realizó en colaboración con el Real Patronato sobre Discapacitados un plan de accesibilidad universal de Paradores (PAUP) (Real Patronato… 2007), para facilitar la labor de reforma y modernización de establecimientos en funcionamiento. El pliego de la concesión administrativa del uso y explotación de los inmuebles de la red determina que corresponde a la sociedad Paradores la ejecución de las obras que sean precisas para la remodelación y rehabilitación de todo o parte de los inmuebles e instalaciones, las de reparación, conservación y mantenimiento de los inmuebles, y las derivadas del desgaste por mero transcurso de tiempo, y en general de todas aquellas que no correspondan al Estado.

La sociedad inició un proceso de modernización de paradores amparada en estas premisas, a través de su competencia para realizar obras de reforma de los establecimientos(7). La decisión y ejecución de nuevos paradores fue reservada por el Estado a través del organismo autónomo Instituto de Turismo de España (Turespaña); sin embargo, la sociedad fue tendiendo a realizar “paradores nuevos” mediante la estrategia de hacer demoliciones parciales del edificio existente para construir de nueva planta (fundamentalmente en aquellas zonas que habían sido añadidas al edificio histórico para aumentar su capacidad, pabellones anexos, sin que se pudiera actuar de esta forma en las zonas del inmueble afectadas por protección patrimonial)(8).

En algunos paradores ubicados en edificios históricos se ensayó la actualización de los criterios de intervención patrimonial con la excusa de la reforma integral, según el criterio del arquitecto interviniente; y, en todos los casos, la accesibilidad del inmueble fue un motivo objetivo para justificar la inversión en la reforma de modernización, fundamentado en la deficiente funcionalidad del edificio.




Ilustración 01. Solana del parador de Alarcón, Cuenca (ca. 1966). Fuente: Centro de Documentación Turística de España (CDTE).




Ilustración 02. Reforma de la solana del parador de Alacón para integrar un ascensor (2003). Fuente: Elaboración propia.

De forma paralela al esfuerzo de reglamentación oficiosa desarrollado por Paradores, el Estado concibió, por su parte, un decálogo de buenas prácticas en accesibilidad turística (González y García-Ochoa, 2007). Éste vino a ser una nueva regulación que atendía la cuestión de la accesibilidad física, en la que se tomaban en consideración diversos tipos de discapacidades sensoriales, cognitivas o motrices para regular los aspectos fundamentales de un establecimiento hotelero, y específicamente enfocado a los paradores.

Con carácter general se exceptuó en cada caso la aplicación de las normas, o en su caso se suavizaron las condiciones, cuando se trataba de intervenciones en edificios históricos de carácter monumental (Adams y Foster, 2004); con ello, se dejaba fuera la arquitectura contemporánea, que no estaba protegida, en la que las obras de reforma o modernización podrían desvirtuar su carácter inicial para adecuase a las condiciones de accesibilidad universal con estricta sujeción a la norma. El primer decálogo de buenas prácticas en accesibilidad turística desarrollado por la Secretaría General de Turismo había hecho referencia, con carácter general, a los establecimientos hoteleros –de nueva planta–, y el segundo decálogo se hizo específico para la aplicación a recursos culturales desde el punto de vista urbano –centros históricos– y arquitectónico –edificios monumentales–.

La materialización del contenido de estos decálogos sólo se ha podido llevar a cabo de forma parcial en los inmuebles que iban siendo reformados por la empresa pública a través de sus planes anuales de inversión (PAI), en función de la disponibilidad presupuestaria, a la vez que era ignorado por el Estado, Turespaña, en el ejercicio de su competencia para la creación de nuevos paradores, ya que aplicaba exclusivamente la legislación de obligado cumplimiento: el decálogo sólo era un documento interno sin valor normativo.

El gestor hotelero Paradores tiene competencia para la ejecución de obras desde 1991 y es precisamente dentro de este contexto en el que se ha realizado el mayor esfuerzo por convertir los paradores existentes en accesibles. Las guías de hoteles muestran que se ha tenido especial atención por hacer accesible la entrada principal o en su caso –cuando el carácter del monumento así lo requiere– un acceso alternativo, el vestíbulo, salas de estar, restaurante y cafetería. Por norma general, las habitaciones accesibles se diferencian lo mínimo posible de la habitación estándar – con un diseño de espacios más generosos en las zonas de paso o giro y con la implementación de las características ayudas especiales en los baños y aseo–, debido a la necesidad comercial de entregarlas a personas sin discapacidad cuando el parador se encuentra completo y no existe demanda específica de este tipo de habitación.

También se han realizado mejoras para discapacidad visual y auditiva en varios paradores, entre los que cabe destacar el parador de Zafra (Badajoz), situado en el castillo-palacio de los duques de Medinaceli; Cardona (Barcelona), en el castillo y monasterio de San Vicente; Hostal Reyes Católicos en Santiago de Compostela (La Coruña), en el hospital real de peregrinos; Hostal San Marcos en León, en el convento de San Marcos; y Bayona (Pontevedra), dentro del recinto defensivo denominado catillo de Monte Real, en la ubicación del convento de San Francisco, cuyas ruinas fueron parcialmente reutilizadas para construir una casa señorial en el siglo XIX. Sin embargo, por norma general la accesibilidad del entorno inmediato al inmueble está sin resolver y la accesibilidad de las habitaciones muestra un resultado desigual según establecimientos (Sanchiz, 2000).

páginas | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

 
     
Universidad de Granada
Departamento de Historia del Arte
Observatorio del Patrimonio Histórico Español
Proyecto de Investigación de Excelencia HUM 620
Dpto. Hª del Arte - Facultad de Filosofía y Letras - Universidad de Granada - Campus Universitario de la Cartuja, s/n - 18071 Granada (España) Tel. 650 661 370 - 958 241 000 (Ext. 20292) - Fax 958 246 215 - info@revistadepatrimonio.es

Licencia Creative Commons
Revista de patrimonio e-rph por www.revistadepatrimonio.es se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.revistadepatrimonio.es.
Diseño web Logo Alto Servicios